El Teatro del Grand Guignol

Cartel del Teatro del Grand Guignol

Cartel del Teatro del Grand Guignol

El Teatro del Grand Guignol es un proyecto que surgió del Teatro libre de André Antoine y, aunque en su inicio (al final del siglo XIX) su interés se centraban en lo social; con el tiempo, al llegar la Belle Époque y su edad de oro (el inicio del siglo XX), su ámbito natural devino el miedo, y lo sangriento.

En el momento de su auge, de la definición del Grand Guignol, su éxito se produjo por la afortunada combinación de una buena cantidad de factores:

  1. centrar su público meta entre las clases más populares;
  2. variedad en la programación de la velada;
  3. una producción interesada en la maquinaria y los efectos ilusorios que hacen más tersa la magia teatral;
  4. un iglesia abandonada adaptada como teatro, localizado en un barrio sórdido, con un escenario íntimo, para un público modesto y con un gran aparato centrado en ampliar el efecto de lugubrez, de peligro real;
  5. una pareja de actores, especialistas en el melodrama serio, con entrenamiento especializado para representar violencia en el escenario: Paula Maxa y L. Poulais, quienes encarnaron lo más emblemático del panteón del Grand Guignol;
  6. y, el texto, una pléyade de escritores, pero especialmente uno, “Le Prince de la Terreur”, Andre de Lorde, un extraordinario dramaturgo de lo macabro.

    Portada del libro Grand Guignol

    Portada de un extraordinario libro sobre el Grand Guignol, se consigue en Amazon.com

El Teatro del Grand Guignol es la cuna de los géneros sangrientos del cine de nuestros días: el gore, el splatter, etc. son géneros que mucho le deben al realismo en general y al Teatro del Grand Guignol en particular.

Como parte del aparato destinado a intesificar el horror, había un doctor en la sala y se aseguraban que todo el público supiera de su presencia y , sobre todo, de su trabajo con desmayados y gente de ánimo impresionable.

La programación era parte medular en este engranaje de efectos: primero se presentaba una comedia picante, de alto contenido erótico, para relajar y distender los ánimos de la concurrencia. Luego, se presentaban platos más fuertes, historias  sórdidas, con violencia escenificada de forma realista. Lo que sigue es una mezcla que en ese tiempo  llamaban Ducha Doble: la combinación de la risa y el miedo. Primero, la comedia, Tic’s de René Berton:

Y de remate, una tragedia clásica del grand guignol, El último beso de Maurice Level:

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Apuntes, Arte, Teatro

3 Respuestas a “El Teatro del Grand Guignol

  1. Antonio

    Buen post

    Me gusta

  2. Pingback: André de Lorde, el dramaturgo del Teatro del Grand Guignol | Jaime Coello Manuell

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s