Mario Santiago Papasquiaro, nenúfar d’este lago pavimentado

Mario Santiago Papasquiaro fue la llama que encendió el movimiento infrarrealista: un grupo de talleristas, poetas nóveles, que se rebelaban ante el cordinador del taller: el poeta Juan Bañuelos, motivados por una diferencia radical en la propuesta estética y poética. Mario Santiago Papasquiaro es un poeta duro, de los que otras tradiciones llaman “poeta maldito”. No. Poeta Chilango, un hoyo negro de la poesía, la contraparte de Octavio Paz, decía él. Poesía en crudo, pa’ pachecos, pa’ puro loco, pa’los vivos. Acá su poema Poesía atroz, musicado por  Meza.

Mario Santiago Papasquiaro

Mario Santiago Papasquiaro

Luego vino la separación, el ostracismo de los poetas al bárbaro, al descastado en que se convirtió Mario Santiago Papasquiaro, su rudeza se extremó y las leyendas sobre él sólo se han multiplicado con el tiempo. Prueba de ésto es el personaje colectivo del real visceralismo y el de Ulises Lima: La novela Los detectives salvajes de Roberto Bolaño se convierte en un éxito y los infrarrealistas  cambian de piel por una mítica. Como es de esperarse, la realidad no satisface las necesidades de la ficción. La leyenda crece. El siguiente es un audiorreportaje que hizo Raúl Silva sobre Mario Santiago Papasquiaro, una delicia; el video es cortesía de otro poeta infrarrealista, mi amigo: Edgar Artaud.

Manuscrito de Mario Santiago Papasquiaro

Manuscrito de Mario Santiago Papasquiaro

Los 5 poemas transfugas los saqué de una revista “La Calandria de las Tolvañeras” editada por Mario Raúl Guzmán, que me regaló el Rafael Catana, después de un toquín en el Alicia, a principios del 2001, tres años después de su muerte. Lo primero que conocí de él fueron estos 5 poemas. Quisiera no saber lo que ahora sey recuperar el asombro de esa primera vez que leí estos poemas, para poderte explicar con exactitud lo diferente que serás después de que hayas leído estos poemas por primera vez. Pero puedo decirte con certeza que querrás saber más de Mario Santiago Papasquiaro y otros infrarrealistas. No te culpo. Yo también.

Rodrigo Solís

El texto anterior es el prólogo que elRot escribió para el libro de este poeta en la Tortillería Editorial (de hecho, hasta donde sé, es el único autor tortillero muerto); yo lo leí, me pareció sensata la advertencia y miren, escribí este post aunque elRot tuviera toda la razón… Pa’ los necios: en el video siguiente, Raúl Silva y Ricardo Castillo leen algunos poemas de Mario Santiago Papasquiaro, ¡Salúd!

CAMINO A TEOTITLÁN DEL CAMINO

PERO AÚN EN EL METRO SAN LÁZARO

Chueco de risa ((rebotando))

Oloroso / casi a punto

Con mi uñas de zancudo

exprimiéndole en lo más hondo su sinrazón al agua

Por los hornos de la lluvia me remojo

No retrato / no mastico / no interrumpo

el romance indio & denso de mis choclos

con los charcos

Salto en frío

Los infrarrealistas en la Casa del Lago, en Chapultepec.

Los infrarrealistas en la Casa del Lago, en Chapultepec.

Estas calles de mis fórceps:

estas idas y venidas de mis años desempleados

me vacilan / me rasuran

Ni 1 orgasmo me han ahogado

Sin aletas ni escafandra sobrevivo

& hasta escribo -entre los peces-

& he aprendido trompetillas

& a rascarme suspirando

No precisamente a ras del musgo

/ ni lejanamente sepultado /

Mario Santiago Papasquiaro

de Aullido de cisne

Anuncios

8 comentarios

Archivado bajo Apuntes, Arte, Creadores, Literatura, Poesía

8 Respuestas a “Mario Santiago Papasquiaro, nenúfar d’este lago pavimentado

  1. Creo que Mario Santiago, es uno de esos poetas con lo que choco… más bien, él choca conmigo; pone frente a mí toda su urbanidad y se deja venir sin miramientos… tal vez por eso me gusta tanto, y qué rico es escucharte leerlo.

    Me largo de este verso igual que vine
    Desnudo : fulgurante :icárico : atroz
    (. . .)
    Soy de la galaxia donde se les tunde duro a las piñatas
    Pirado estaría si no

    Me gusta

  2. Algo así como tomar un pulque al natural sentado en la parte más alta de la sala de conciertos del palacio de bellas artes. Ha sido chido poder abrir paso para leer más de este escritor.

    Me gusta

  3. Pingback: ¿Quién es Alfonso Sastre y porqué hay que leerlo? | Jaime Coello Manuell

  4. Pingback: Israel Miranda, un loco entrañable | Jaime Coello Manuell

  5. Pingback: El silencio en la lidia. « Ketzalli Torres, un colibrí

  6. Pingback: Arte poética | Jaime Coello Manuell

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s