La fábula aristotélica, un aparato ideológico: Caso APPO

En esta entrada junté Aristóteles, Augusto Boal, Fran Ilich, la fábula o trama, la crítica de los aparatos ideológicos del Estado, la APPO y una fuente de información de poca credibilidad; quizá un medio de comunicación que se beneficia del efecto latente, ¿se acuerdan?

Mírala, tan inocente que se ve

Se me ocurrió lo siguiente: las fechas especiales, efemérides o días festivos son una especie de gancho ideológico para anclar la vida cotidiana a la historia o cuento que la élite económica (como ser gregario y no como suma de individuos), intentan implantar a las clases más desfavorecidas desde la lógica de consumo y sometimiento capitalista.

¿Porqué no decidiría yo mismo?

La historia, entendida como trama o, en términos aristotélicos, la fábula, es la forma natural que adopta la mente como mecanismo para la creación de sentido en los sucesos del mundo, es decir: la fábula es el mecanismo para transformar en significantes las acciones y accidentes del devenir de la vida y, al mismo tiempo, eclipsar la brutalidad de las leyes de la termodinámica, las rectoras de nuestro universo. Si pensamos de esta manera, sería lógico y congruente con la tradición de control social capitalista suponer lo siguiente: dichas “celebraciones” o intromisiones del “sistema”, a la larga, se convertirían en aparatos ideológicos de control efectivos. De hecho, Augusto Boal ha desmenuzado las propuestas dramáticas de Aristóteles para evidenciar a la tragedia como un sistema coercitivo, una forma sofisticada de control social.

Otro texto en donde se abordan cuestiones similares es Otra narrativa es posible del tijuanense Fran Ilich; su enfoque es diferente, abre brecha, explora ámbitos en los cuales la narrativa, el cuento que se cuenta, ha tenido  tiene y puede tener la fábula… En otra ocasión me extenderé sobre este singular libro.

Esperan que no nos demos cuenta

Esperan que no nos demos cuenta

Otra fuente pertinente, según entiendo, a revisar en este sentido es La construcción social de la realidad de Peter Berger… quizá luego escriba algo sobre este libro.

Un claro ejemplo, desde otra perspectiva, de cómo se implanta  desde la élite un cuento en la mente del proletariado, es la forma de presentar la información. Durante el final del año 2006 en la Ciudad de Oaxaca, en Oaxaca, México, sucedieron una serie de eventos que bien se pueden catalogar de Revolución, en el sentido de la 1910, pero la mayoría de los medios de comunicación masiva de mi país (Nombre oficial: Estados Unidos Mexicanos) decidieron un enfoque más… digamos “conservador” por no decir reaccionario. Miren nomás:

Cartel de la APPO

Es de resaltar el caracter vivencial, la sensación de inmediatez y “tiempo real” de los testimonios de los reporteros que deberías presentar fuentes, contrastarlas y mostrarnos “los hechos”. Contrasta alto el tono de los comentarios del locutor titular del noticiero, plagadas de adjetivos y juicios de valor; incluso, el asesinato de Brad Will, voluntario estadounidense de Indymedia por las “fuerzas del orden” es presentado en un intento de enmascarar la realidad, ¡vaya! Ni siquiera se habla sobre el contexto: La gubernatura del priísta Ulises Ruiz… esto, a las claras no es periodismo, es un narración fragmentaria, inspirada en hechos reales, la Insurrección Oaxaqueña de la APPO.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Apuntes, Arte, Hachas de guerra, Literatura, Obra de Jaime Coello Manuell, Teatro, Teorías de la comunicación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s