El café de Nicómedes Santa Cruz

Nicómedes Santa Cruz, poeta y folclorista peruano.

Conocí el poema El café de Nicómedes Santa Cruz hace muchos años, no recuerdo con exactitud si en 2000 o 2001, en un libro publicado por la Universidad Autónoma de Chapingo, fue inspirador atisbar la concepción del aromático, no como un lujo o commodity, sino como un compañero en la pobreza, en los malos tiempos, de los de abajo… En especial porque me iniciaba en una travesía por los distintos aromas y sabores de uno de mis vicios principales:

El café

Tengo tu mismo color

y tu misma procedencia,

somos aroma y esencia

y amargo es nuestro sabor

Tu viajaste a Nueva York

con visa en Bab-el-Mandeb,

yo mi trópico crucé

de Abisinia a las Antillas.

Soy como ustedes, semillas,

soy un grano de café.

En los tiempos coloniales

tú me viste en la espesura

con mi liana a la cintura

y mis arbóreos timbales

Compañero de mis males,

yo mismo te trasplanté.

Surgiste y yo progresé

en los mejores hoteles

te dijeron ¡qué bien hueles!

Y yo asentí “uí, mesié”.

Tú de porcelana fina,

cigarro puro y cognac

yo de smoking, yo de frac,

yo recibiendo propina.

Tú a la Bolsa, yo a la ruina,

tú subiste, yo bajé…

En los muelles encontré

vi que te echaban al mar

y no lo pude evitar

ni a las aguas me arrojé.

Y conocimos al peón

con su “café carretero”,

y hablando con el obrero

recorrimos la nación.

Se habló de revolución

entre sorbos de café:

cogí el machete… Dudé,

¡tú me infundiste valor

y a sangre y fuego y sudor

mi libertad conquisté!…

Después vimos al poeta:

lejano, meditabundo

queriendo arreglar el mundo

con una sola cuarteta.

Yo, convertido en peseta

hasta sus plantas rodé:

¡Qué ojos los que iluminé,

que trilogía formamos

los pobres que limosneamos

al poeta y su café!…

Tengo tu mismo color

y tu misma procedencia,

somos aroma y esencia

y amargo es nuestro sabor…

Vamos, hermanos, valor

el café nos pide fe,

y Changó y Ochúm y Ekué

piden un grito que vibre

por nuestra América libre,

libre como su café.

Nicómedes Santa Cruz

Pd. Ahora, ¿si te gustó leerlo, cómo te caería escucharlo en voz del autor, del mismísimo Nicómedes Santa Cruz? 😉

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Café, Cosa bonita, Poesía

2 Respuestas a “El café de Nicómedes Santa Cruz

  1. Pingback: Café vs Freddy Krueger | Jaime Coello Manuell

  2. Pingback: Profundo carmesí | Jaime Coello Manuell

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s