Sobre la poesía I

máquina poética

Pregunta tan antigua como el lenguaje es aquella formulada sobre la definición de la Poesía; muchos esfuerzos en este sentido ahora son clásicos de poética y teoría literaria, otros son poemas, textos, fundamentales para comprender el quehacer lírico de sus autores… Puntos de vista. En lo que todos parecen coincidir es en la existencia de dos acepciones principales. Al primer sentido lo podemos identificar como el carácter poético, no exclusivo de la “Poesía”, ni de las artes, sino compartido por la Vida, por ejemplo en la risa infantil, en la libación del colibrí, en la aurora o en el canto de las aves al amanece; es la esencia poética, enraizada en el lenguaje, la voluntad y el placer.

de la poesía cuando se intenta definir su esencia

Pero existe otra concepción de la Poesía, una que la liga a la composición de versos, esa en donde el texto encarna la esencia poética, en este ámbito se abandona lanza al genio creador, sea musa, ángel o duende, a la experimentación con las formas, con los acentos, con sonidos, con la confianza de quien se deja caer dentro de un fosa de clavados: la sacudida será fuerte, pero será un fiel reflejo de la personalidad propia, del subconsciente; más surrealista incluso que el mismo surrealismo. Aquí es donde se acoge la idea de Poesía como un manera de estructurar el discurso lírico, como una predilección por La Forma.

Forma vs Fondo. El fondo tiende a ser un lenguaje personal, íntimo, uno que el lector debe aprender a descifrar, y una vez dominado se transfigura en un deleite oscuro, confidente, un placer de cómplices que se saben uno solo frente al mundo. Un placer cuyo ambiente semeja con gran fidelidad la atmósfera del crimen, de lo indecible, de la desnudez emocional que influye al lector debido al acento del efecto textual en la empatía: todos somos humanos y nuestros sentimientos nos hermanan e identifican.

ColiBrisa volando

Lo formal en mi imaginación de cinéfilo educado por Jackie Chan y Bruce Lee, adquiere el drama sinsentido del alumno shaolín que repite y repite y repite y repite y repite y repite y repite movimientos sin comprender el porqué del ejercicio, como el mismísimo Karate Kid. Aquellos inclinados por la forma se despreocupan por el fondo, en este sentido:  las máscaras caerán, se perderá el control de la imagen proyectada por el autor enfocado en lo “craneado”, es un riesgo si se trabaja en exclusiva la Forma. El verso, la métrica, sacan el estilo del individuo, son los jardineros del mundo interior del poeta; la rima, el ritmo, permiten el crecimiento de seres tan maravillosos como la glosa al maestro, a ese Virgilio de la Poesía que ha sido mi tocayo Sabines para muchos, la apropiación de las palabras del poeta preferido, a modo de diálogo, a modo de continuación del río poético y, justo, es un poema que tiende a la alturas, al fin parado en hombros consagrados. Los octosílabos populares como elemento para hacer cotidiana la voz poética y la impronta surrealista y dadá. Hay, al inicio del viaje poético, un afán de experimentación, de búsqueda, de revolución, de creación de la “persona”, de la máscara en el sentido más noble y puro. La forma es el fondo, el medio es el mensaje, el estilo es la persona, parecen gritar desde las entrelíneas los textos nóveles.

Una cosa grande para estos malos tiempos, los corrientes. Días de poetas amputados, de dolor y desapariciones. Tristes. ¿En dónde buscar la esperanza? ¿Es posible la esperanza hoy? Mucho se ha dicho acerca de la muerte de toda ideología, de la agonía de la fe. Así, con todo, yo creo que sí hay posibilidades, potencia, siempre y cuando haya quienes mantengan vivo el impulso, el pálpito, social, personal y de la especie que es la Poesía. Y he aquí que salen hordas de poetas debajo de las piedras, por las grietas. Mientras haya poesía, habrá motivos, opciones.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Apuntes, Obra de Jaime Coello Manuell, Poesía

2 Respuestas a “Sobre la poesía I

  1. Lo que aqui se define como el sentido de la vida es el resultado de una fenomenologia de la poetica drummondiana. Entenderemos por esto la busqueda del sentido en la amalgama de los elementos existenciales de una cultura, considerando los valores de su tiempo, las obras del mundo artistico, el espiritu de la epoca, las situaciones, las doctrinas, las instituciones, etc. Veremos como lo anterior afecta al poeta en la medida que le permite un descubrimiento de las cosas, su develamiento, mientras se identifica con su entorno. En esta relacion el poeta crea, no porque el tenga algo que decir, sino porque mas bien escucha alguna cosa que le habla (Pompeia 22) y en su potencial simbolico reagrupa conceptos resignificando nuevas sintesis. Esta sintesis reune al poeta y su realidad en la obra, con una actitud de conciencia frente de la realidad que lo afecta (Ramos 12). Asi capta el sentimiento del mundo a traves del pathos (lo que le afecta e inquieta) y, a partir de ello, lo reagrupa en una totalidad significante (Eagleton 136; Sant’Anna 216). Es por ello que su vida se orienta, desde lo que todavia no es hacia lo que podria ser, en una dialectica entre la trayectoria (el camino) y sus obstaculos (la piedra), elemento este fundamental de la poetica drummondiana y que se repite en toda su obra (Bischof 15s; 49s).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s