El aroma y potencia del café

¿Te imaginas que desaparecieran el aroma y potencia del café?

¡Y se hizo la luz!

La epifanía matutina del Too Much Coffee Man

Sin duda prefiero el de especialidad pero el aroma y potencia del café son indispensables antes que cualquier otra cosa. Sin potencia no se explican muchos de los ataques a este néctar negro, tampoco lo popular que es su consumo entre nuestra especie, ni mucho menos el Too Much Coffee Man.

El café es una sustancia que debe ser analizada con cuidado, primero, incluso antes de su sabor u aroma está el hecho de que es psicoactiva, es decir modifica el estado de conciencia del individuo que lo ingiere. No es la única planta que produce estos efectos pero sí aquella cuyo consumo está más ampliamente extendido por todo el planeta. De hecho muchos países de manera oficial promueven su consumo en la población sin importar la edad.

“A partir de ese momento todo se agita, las ideas se ponen en marcha como los batallones de un gran ejército en el terreno de la batalla. Llegan los recuerdos a paso ligero, con las banderas al viento; la caballería ligera de las comparaciones se despliega con magnífico galope: la artillería de la lógica llega con su tren y sus saquetes de pólvora; llegan en guerrilla las agudezas, se ponen en pie las figuras, y el papel se cubre de tinta, pues la vigilia comienza y termina con torrentes de agua negra, como lo hace la batalla con su negra pólvora.”

Honorato de Balzac

El inicio de un clásico

Portada del Too Much Coffee Man #1

Debido a su efecto en la mente o potencia, y a su aroma, el café se consume

Luego de aclarado lo anterior, su sabor, aroma, cuerpo, regusto, bouquet, todo lo que se quiera se puede ponderar; sin que por ello desaparezca la validez de la postura desde la que se sostiene que el aroma del grano, de la taza, de sus procesos, la calidad, es lo principal. Hay quienes aún detestando el sabor del café disfrutan a tal punto su aroma que lo compran sólo para olerlo o, simplemente, se paran fuera de un tostador para gozar sus efluvios.

Y sólo en tercer término es que el sabor del café es relevante, en realidad. Nadie quiere modificar su aroma pero sí hay quienes desean modificar su sabor. Está fuera de discusión que el sabor de una buena taza preparada artesanalmente con métodos manuales y realizada la extracción por un especialista en ello, es decir un barista, es una experiencia maravillosa.

Pero tampoco es que está disponible para todos los bolsillos, en cambio su potencia psicoactiva y aroma… incluso en el peor soluble. Al menos eso parece dar a entender este divertidísmo video ¡Le café!

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Apuntes, Café

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s