3 poetas con sus 3 poemas sobre la amistad

La amistad tiene un significado distinto en cada uno, comparando estos 3 poetas con sus 3 poemas sobre la amistad, brinca un contraste en vez de contradicción.

  • Nezahualcoyotl, Robert Lowell y Julio Cortázar, los tres trataron de traducir la amistad en un poema.

3 poetas con sus 3 poemas sobre la amistad

Soy rico, de Nezahualcoyotl

Nezahualcóyotl es el poeta mesoamericano del que más textos conservamos. La amistad ocupa un papel relevante en su vida y poesía: Gracias a sus amigos pudo salvar la vida y recuperar su posición como huey tlatoani de Texcoco. El siguiente canto nos transmite este aprecio que sentía por quienes le eran caros, incluso, aquí los trata como objetos preciosos.

Soy rico de Nezahualcoyotl

Animación de Nezahualcoyotl

Soy rico,

yo, el señor Nezahualcóyotl.

Reúno el collar,

los anchos plumajes de quetzal,

por experiencia conozco los jades,

¡son los príncipes amigos!

Me fijo en sus rostros,

por todas partes águilas y jaguares,

por experiencia conozco los jades,

las ajorcas preciosas…

Los amigos son tan… de Robert Lowell

Poema de Robert Lowell

Epígrafe en la poesía de Papasquiaro

Este poema se me apareció porque aparece como epígrafe en Va por ti, Jesús Luis, de Mario Santiago Papasquiaro. Encuentro en él una amistad libre, una que es con plenitud sólo por el hecho amar al amigo, sin importar los “detalles” de su carácter. Aquí a los amigos no se les va a buscar, se “bienvienen” cuando quieren venir… Robert Lowell fue un escritor estadounidense que se hizo acreedor, en 1946, con su segundo libro de poesía, el Lord Weary’s Castle, al premio Pulitzer de Poesía.

Los amigos son tan,

pero tan espeluznantemente bellos

que yo les gritaría

¡Bienvenidos!

Gozoso, lleno de lágrimas,

así vinieran del infierno.

Los amigos, de Julio Cortázar

Casi sólo los amigos de  Julio Cortázar conocen su poesía, y hay muchas cosa que vale la pena conocer aunque sus textos líricos pierdan en general puestos cerca de su narrativa, en donde está lo más original y poético de su obra, esta vertiente está plena de una visión singular. Te comparo un soneto lleno de nostalgia por los amigos idos.

 

Los amigos

En el tabaco, en el café, en el vino,

al borde de la noche se levantan

como esas voces que a lo lejos cantan

sin que se sepa qué, por el camino.

Livianamente hermanos del destino,

dióscuros, sombras pálidas, me espantan

las moscas de los hábitos, me aguantan

que siga a flote entre tanto remolino.

Los muertos hablan más pero al oído,

y los vivos son mano tibia y techo,

suma de lo ganado y lo perdido.

Así un día en la barca de la sombra,

de tanta ausencia abrigará mi pecho

esta antigua ternura que los nombra.

Qué entendía por amistad, cómo la concebía y practicaba, sus experiencias al respecto y su relación  con la soledad, es de lo que habla Julio Cortázar en este fragmento de entrevista en video de apenas un lapso de 3:32 .

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Apuntes, Literatura, Poesía

Efraín Huerta, el gran cocodrilo

Si se buscas un poeta directo, contundente, coherente, sin filigrana pero con majestuosa hondura y de una resonancia que cimbra el siglo XXI, tú buscas a Efraín Huerta, El Gran Cocodrilo.

Tótem del cocodrilo poeta

Un poemínimo de su nahual

Efraín Huerta es uno de los poetas del siglo XX que aún conserva mucha de su vigencia, de su frescura, es notoria la circulación de su obra, vamos que con ningún otro poeta me ha pasado que algún exalumno me reclame por no habérselo presentado en cuando compartimos curso, así que ahora lo saco a colación con cualquier pretexto por muy torpe que sea, sé que vale la pena arriesgarse por estos versos que, además tienen una variedad de colores y tonalidades que es difícil hartarse de él.

Avenida Juárez (fragmento)

Un poema poderosísimo de Efraín, Avenida Juárez

Un poema poderosísimo de Efraín, Avenida Juárez

Se camina como entre cipreses,
bajo la larga sombra del miedo,
siempre al pie de la muerte.
Y uno no sabe nada,
porque está dicho que uno debe callar y no saber nada,
porque todo lo que se dice parecen órdenes,
ruegos, perdones, súplicas, consignas.
Uno debe ignorar la mirada de compasión,
caminar por esa selva con el paso del hombre
dueño apenas del cielo que lo ampara,
hablando el español con un temor de siglos,
triste bajo la ráfaga azul de los ojos ajenos,
enano ante las tribus espigadas,
vencido por el pavor del día y la miseria de la noche,
la hipocresía de todas las almas y, si acaso,
salvado por el ángel perverso del poema y sus alas.

Amor, Ciudad de México y todo lo demás

Poemínimo aún vigente

Poemínimo aún vigente

El 2 de febrero de 1982 murió en la Ciudad de México, unido para siempre a la urbe que le inspiró tanta poesía y al mes que el consumismo y la tradición popular ha emparentado con el amor y amistad mediante su día 14; de notarse porque otro de los grandes temas en la obra de Huerta es el amor, al punto que bien se puede considerar que Efraín es un poeta de la Ciudad de México y del Amor, y que el resto de los temas que se hallan en sus letras se abordan desde alguno de estas dos astas del sátiro que tenía por duende.

Buena parte de mi, también está disperso por la Ciudad de México (como le pasó a Efraín), y uno de los lugares que me es más entrañable es la estación del metro Balderas, en sus inmediaciones viví años muy felices, conocí a mi ColiBrisa y me transformé como las orugas se convierten en mariposas, tal como imaginaron los mesoamericanos, guerreros compañeros, escoltas del sol. En Balderas florecí y sembré muchas alegrías.

En Balderas alguna vez la vi, a la rubita del metro, tan triste como esta milonga:

La rubia del metro

Llevaba la manzana
del día en la minifalda;
la tristeza de marzo
en la mirada.

En la estación Balderas
dejó pasar el Metro;
se sentó y sólo vimos
a una niña deshecha.

Casi lloraba y ya casi gemía
la rubita del Metro,
con sus muslos de leche,
su atroz melancolía.

Ay desdichado amor,
escolar y maldito.
Ay la rubia del Metro!

Jamás nadie verá
un dolor como el suyo,
ni angustia parecida
ni tanta soledad…

Quieres saber quién fue, mira Efraín Huerta El gran cocodrilo

Este que te comparto es el documental Efraín Huerta El gran cocodrilo, realizado por Canal 22 y tomado de su canal de YouTube, dura casi una hora, pero el ritmo del docu está sabroso y deja con un gran sabor de boca, además de hartas ganas de releer o leer, según el caso a Infraín, como le solían decir los infras.

Deja un comentario

Archivado bajo Apuntes, Creadores

Cantata del Café de Bach

Un hito en la Historia del Café: La Cantata del Café de Bach

cita-de-la-cantata-del-cafe

Una versión de la 4° Aria de Lieschen

La Cantata del Café, es una obra cuya música escribió el gran Johan Sebastian Bach en Leipzig, Alemania, en el periodo comprendido entre los años  1734 y 1735; el libreto es de Picander, como se hacía llamar Christian Friedrich Henrici. El argumento es es sencillo: una chica es aficionada a beber café, Lieschen, y a su padre, Schlendrian, no le gusta ese hábito, así que se lo prohíbe bajo pena de no casarla nunca. Ella promete no beberlo más pero lo apremia a buscarle marido; en secreto ha decidido que sólo aceptará a un varón que le entregue su palabra de honor en el sentido de que será libre para beber todo el café que ella desee. Siguiendo el enlace puedes leer una versión electrónica bilingüe de la Cantata del Café de Bach.

La Cantata de Café de Bach, en su momento, fue tan determinante para la popularización del Caldo de Kaldi como hoy lo podría ser una canción pop promocionando una bebida cualquiera durante la transmisión del Súper Bowl, es decir, en aquel entonces, la difusión y fuerza mediática más contundente que se podía desplegar era la que piezas como ésta tenían… ¿Estrellas Pop con música de Bach? Eso parece, ni más ni menos. Y otra vez, la potencia y aroma del café, su efecto, su adicción y magia son los componentes que ocupan el plano primerísimo de la regulación social y de cómo se veía al néctar negro en el siglo XVIII.

“Ningún pretendiente admitiré en esta casa, hasta que jure y ponga en el contrato marital que me autorizará, siempre que yo quiera, a prepararme un café”.  Johan Sebastian Bach

La Cantata del Café de Bach es interpretada y puesta en escena de la Amsterdam Baroque Orchestra & Choir, dirigida por Ton Koopman. El papel de Lieschen corre en la voz de la soprano Anne Grimm; su padre, Schlendrian, lo interpreta el bajo Klaus Mertens; y al Narrador el tenor Lothar Odinius. Tiene subtítulos en español pero son difíciles de leer, hay que buscar una buena posición y distancia de la pantalla y toma en cuenta que dura casi media hora, así que hazte un espacio y tómate un relax disfrutando de esta hermosa pieza de Bach sobre el néctar negro que domina el planeta Tierra.

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Arte, Café, Cosa bonita