Archivo de la etiqueta: Felicidad

Felicidad III: Bután y la felicidad interna

Bandera del Reino de Butan

Bandera del Reino de Bután

Un ejemplo curioso de ese intento de medición de la felicidad por parte del Estado, ese que se me figura una extensión del impulso de vigilar al pueblo como una especie de ojo de Saurón o de Gran Hermano, es el pequeño país asiático llamado El Reino de Bután, “La Tierra del Dragón Rugiente“. En este aislado país budista de los Himalayas, hace menos de 50 años, su rey decretó que se debía contabilizar no sólo lo producido por el país, sino el bienestar y la felicidad de su gente; se instituyó el Indice de la Felicidad Nacional Bruta, como un intento  de cuantificar la calidad de vida de la gente y no sólo la producción (como se hace con el P.I.B.), y esto, de una u otra manera sirve, desde entonces, como bandera ante el resto del mundo, de la política de apertura de Bután; ¿la motivación para abrirse: El miedo a China, en especial luego de ver cómo invadieron El Tíbet.

Y el detalle es el mismo: ¿quién mide qué y con qué criterios?, con la experiencia de vivir acá, en México, la verdad es que me surge la duda acerca de la integridad de quienes se encarguen de medir el asunto. Pero, según, esta perogrullada no parece serlo, al menos para muchas personas; incluso existe algo llamado Tercera Conferencia Internacional de la Felicidad Interior Bruta.

¿No será que la felicidad es una cosa personal, privada? El individualismo capitalista aporta pruebas contundentes en contra.

¿Será que la felicidad es una cosa colectiva, comunitaria? La masificación de la gente y las técnicas de manipulación parecen tener pruebas irrefutables en contra.

Ni singular ni plural, ¿y’ora, onde tá el faro?

Acá un buen artículo de El país sobre este asunto: Midan mi felicidad interior bruta.

1 comentario

Archivado bajo Apuntes, Cosa bonita, Felicidad, Hachas de guerra

Felicidad II

El Estado, en varias de sus manifestaciones, se ha propuesto medir y  fomentar la felicidad entre su pueblo… al menos eso dice. De un tiempo para acá me da vueltas en la cabeza una cosa del teatro supranacional de Naciones Unidas; esta organización multinacional tiene una oficina llamada Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Una de las cosas que hace esta dependencia de NU es medir el Índice de Desarrollo Humano, lo que en pocas palabras es un promedio de tres variables: económica, educativa y de salud. Dicha calificación se para cada país (reporte 2011 acerca de México) y el general se divide en 4 categorías, los que están en la superior, NU los califica de “desarrollados” y los de las tres siguientes categorías de “en vías de desarrollo”, un europeo a la cabeza y un africano en el último puesto…

¿Felicidad? Yo calculé un algoritmo.

¿Felicidad? Yo calculé un algoritmo.

En realidad, me parece sólo una medición de la desigualdad entre los países, quizá hasta un insulto por parte del llamado “Occidente“, un restregar la explotación mundial. Porque, aunque haya sincera preocupación de la gente de NU, ¿qué pueden hacer para cambiar las cosas? ¿Y si pudieran cambiar la balanza, lo harían?

El Producto Interno Bruto nunca ha podido medir el bienestar, de hecho lo oculta. ¿No será que la cosa, más bien, radica en el dinero? No será que el rumbo está en su eliminación? Hay quienes así lo creen:

Pd. Acá está el episodio 2: El estado del malestar; y el 3: Más allá de los límites 😉

1 comentario

Archivado bajo Apuntes, Cosa bonita, Felicidad, Hachas de guerra

Felicidad I

Sobre la Felicidad se ha escrito mucho y quizá hasta parezca devaluada, como la fe, el optimismo, la esperanza o la alegría, pero es inevitable pensar en todo ella hoy, precisamente porque son evidentes los estragos de la catástrofe.

la desertificación de la Tierra

Una foto de la NASA evidencía la desertificación de la Tierra

La Felicidad puede ser una cosa de actitud, de voluntad, alguien lo dijo alguna vez: El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional, quizá uno mismo puede forzarse a ser feliz, a pasarla bien pese a todo, quizá… Y sobre todo, pese a todo, sin importar la Realidad, ser feliz.

El filósofo griego Epicuro centró su interés en este tópico y, a grandes rasgos, establece tres directrices que harán de la vida propia, una más feliz, a saber:

  1. Los amigos. La cercanía y el constante compartir la cotidianidad con las personas es necesario para sentirse completo, aceptado, comprendido.
  2. La libertad, entendida como la autosuficiencia económica o, al menos, la autosatisfacción de las necesidades básica. La posibilidad de escapar de la rutina.
  3. Tiempo para analizar la vida. Tiempo en soledad para poder sopesar los logros, los deseos y, en fin, el rumbo que se le quiere dar a la vida propia y cómo resolver los distintos problemas del día a día.

El siguiente video es el primero de una serie de tres programas de Alain de Botton sobre Epicuro y la Felicidad:

Por el momento me retiro a meditar sobre el Súper Agente 86, el Chapulín Colorado y el mismísmo Charles Chaplin.

Si te gustó el video sobre la Felicidad y Epicuro, pues ve también el 2 de 3 y el 3 de 3.

1 comentario

Archivado bajo Apuntes, Cosa bonita, Felicidad, Hachas de guerra