Archivo de la etiqueta: géneros antiguos

Cántigas, música en clave de palabra

Palabra, en esencia música, ritmo intríseco al significado. La poesía de un romance naciente, hijo del latín. Amor y lírica medieval. Las Cántigas de Nuestra Señora de Santa María o de Alfonso X, El Sabio.

¡Ay Dios, si supiese ahora mi amigo
cuán sola estoy en Vigo!
Y tan enamorada.

Fotografía del Martim Codax, de las Cántigas de amigo

Fotografía del Martim Codax, de las Cántigas de amigo

¡Ay Dios, si supiese ahora mi amado
cuán sola en Vigo me hallo!
Y tan enamorada.

¡Cuán sola estoy en Vigo,
y a nadie tengo conmigo!
Y tan enamorada.

¡Cuán sola en Vigo me hallo,
y a nadie conmigo traigo!
Y tan enamorada.

!Y a nadie tengo conmigo,
salvo mis ojos que lloran conmigo!
Y tan enamorada.

¡Y a nadie conmigo traigo,
salvo mis ojos que lloran ambos!
Y tan enamorada.

Cántiga de amigo, del Martín Códax

En el principio del idioma, cuando las lenguas romances separábanse apenas del latín, surgieron nuevos géneros, textos híbridos producto de la nueva sensibilidad, de éstas nuevas formas de concebir y traducir el mundo, flor y canto de estos proto idiomas: texto repetitivo, moviéndose sesgado, en espiral, conviertiendo a cada acento, a cada sílaba en un in crescendo efectivo por emocional, por lo clara y  ahíta de emoción que presenta la imagen.

En el sur de Francia, en el mediodía francés, por un tiempo, existió el país de la lengua de oc, la Occitania cuyas Cortes d’fin amours, nos legarían el concepto de Amor como aún hoy lo conocemos.

En la España de la Edad Media, también muy temprano en la historia de estas lenguas, nacieron las Cántigas, composiciones líricas prístinas, escritas en el balbuceante galaico-portugués, idioma que aún habría de quebrarse varias veces y producir, entre otros,  los idiomas lusitano y gallego. Las cántigas trataron una multitud de temas, de la vida diaria, de Dios, de la ley; algunas con posturas originales como las cántigas de amigo. En general se le han atribuído a una figura equiparable al Hammurabi sumerio o al  Quetzalcóatl mesoamericano: Alfonso X El Sabio.

Éstas cántigas fueron escritas para ser leídas-cantadas en compañía de instrumentos de la época… Quizá nos vendría bien, hoy en día, meditar un poco en ello, quizá no le haga mal a la poesía la música en clave de palabra… Quizá, quizá, quizá.

Pd.- A quienes les haya gustado la probadita, pueden aplicarle la oreja a la discografía de Eduardo Paniagua y Música Antigua, con Las cántigas de Santa María o de Alfonso X El Sabio.

Deja un comentario

Archivado bajo Apuntes, Arte, Literatura, Poesía