Archivo de la etiqueta: Juan Pablo Villa

Mardonio Carballo

Mardonio Carballo

Mardonio Carballo es un poeta singular y, por lo que muestra en su trabajo en distintos espacios, es la punta del iceberg de un movimiento de literatura en lenguas indígenas creciendo robusto, soterrado del “mundo literario mestizo” de las instituciones gubernamentales y de las editoriales extranjeras. Para muestra, comencemos con un poema musicado,  Huetzkicorazón:

arreola+carballoUna voz fresca para renovar la atmósfera de cierta “poesía comercial”, si tal oxímoron puede ser realidad, es la de Mardonio Carballo, no sólo es un gran forjador de la palabra tanto en náhuatl como en español, sino también por su manera de decir los cantos, los versos, por la forma de fundir su corazón en texto; una voz, juguetona, melancólica, triste, sensual, característica, honda… suya, profundamente personal. Y su timbre maleable armoniza a menudo con músicos de gran talento, como en el ensamble Arreola+Carballo, de este proyecto es la siguiente rola-poema: Las horas perdidas, con Mardonio, Alonso y Chema Arreola:

mardonio carballo y juan pablo villaMardonio Carballo y Juan Pablo Villa presentaron en 2012 un libro-disco multilingüe: Xolo, de una belleza singular y, por lo menos para quien esto escribe, inspirador como muy pocos libros, de hecho, un personaje de una obra de teatro tiene diálogos extraídos de él. Este libro-disco es, en verdad una obra-sonda que remueve las simas de uno mismo. El siguiente es un fragmente de una presentación de éste material:


las plumas de la serpiente de mardonio carballoUno de los proyectos de Mardonio Carballo, quizá el que más resonancia ha tenido hasta ahora es Las plumas de la serpiente, que comenzó como espacio radiofónico dentro del noticiero de Carmen Aristegui, y ahora da otro fruto: un libro. Este trabajo, híbrido, poético, noticioso, editorial, alcanza momentos que obligarían la reflexión de los grandes oídos sordos que tanto perjuicio nos hacen. La obra de Mardonio es versátil como el trinar de las aves mesoamericanas, música natural, belleza indiscutible. Para terminar este apunte, les dejo un episodio de Las plumas de la serpiente  que me ha parecido de los de más alto vuelo:

Deja un comentario

Archivado bajo Apuntes, Creadores, Literatura, Poesía

Dando Amor en el Café Voltaire (:con 2 invitados: chorero & palabrero;)

Dando Amor en el Cafe Voltaire

Dando Amor en el Cafe Voltaire

Al Corsal Amor lo conocí en una tocada en el Dada X hace varios años; ahí me llevó Rodrigo Solís. Nos tomamos unas chelas y conocí a este hermano español. El Corsal es un tipo sencillo, alto, delgado y amable… Dando Amor.

Primero subió el Rot, a chorear como sólo él sabe hacer, choreó más que nada del P.I.S.T.A.S. su más reciente de entonces, pero también le dió una repasada a algunos textos de algún otro. Carlos Desastre como le conocen muchos mutó e inició el rito con el Corsal Desastre como hierofante: una música personal, armonías rudas al alto contraste, una guitarra que suena como se ve el camaleón… Al final Rot y yo nos fuimos cotorreando hasta Balderas, choreándonos.

Dando Amor en el Chanti Ollin

Dando Amor en el Chanti Ollin

Tiempo después, acababa de entrar en vigor la ley antitabaco en el D.F., asistí a otra tocada del Corsal, esta vez en el Chanti Ollin. El público nos hacinamos dentro y en un rincón, él hizo su magia y nos encantó. Fué aquella, quizá, la tocada más íntima que vi: estaba ahí, en su espacio un hombre que dejaba ver su interior mediante su palabra, canto, ruido, aparatos y esa guitarra, estaba ahí para comunicar su mensaje personal: Dando Amor. Muchos tiempo después aún me resuena en la cabeza el estribillo: “nubes, nubes, vendo nubes, una razón para vivir acompañado o solo…”

En otra ocsión nos vimos en un parque en Coyoacán y platicamos largo y tendido, leimos, fantaseamos. Se conectó al poco un tokín en San Cristóbal Ecatepec, en aquella ocasión, Juan Pablo Villa presentó su Gruta de Baba y después el Radio Ensueño del Corsal. Las pocas personas que lo presenciamos fuimos agasajados por las orejas como pocas veces.

Esta vez, el Corsal Amor nos ha invitado a Rodrigo Solís y a mí, a chorear y leer y compartir en su presentación en el Café Voltaire, al que sólo he asistido a escuchar a La lengua. Este viernes 3 de junio de 2011 participaremos de su Radio Ensueño, de su ritual:

1 comentario

Archivado bajo Apuntes, Arte, Creadores, Día a día, Hachas de guerra, Poesía

Son pa’ llevar

Hace no mucho, poco más de un año conocí a Noé Pineda, al terminar la primera presentación de CoraSón de sortilegio, en el Café Victoria, llegó con Lich a casa de mi editor, Marco Fonz, y me cayó bien. Luego nos encontramos en varios lugares. Él y Alicia me invitaron a participar en un proyecto de videoconciertos, bandas tocando en vivo en lugares inusitados: lo que devendría en Son pa’ llevar. Incluso me tocó platicar sobre la grabación de Lento Río de La Lengua, pero no pude asistir, no me tocaba. En la grabación que sí estuve presente en la grabación de la lectura de Rogelio Dueñas y Abel Romero en las inmediaciones del Palacio de Bellas Artes.

El proyecto se ha conformado con una troupé variable, voluntaria y enjundiosa, compuesta por una variopinta diversidad de personalidades, habilidades y profesiones. Con todo Noé ha realizado una labor grande, a las claras divertida y con propuesta. A continuación reproduzco una entrevista que Amaranta Cornejo para Desinformémonos, les hizo pero acá a al gusto de la trupé:

 ¿Qué es y qué hace Son pa’ llevar?

Son pa' llevarLa trupé “Son pa’ llevar” es una conjunción de esfuerzos individuales y colectivos que se conforman en una especie de colectivo que crea y difunde videos breves, documentamos interpretaciones e intervenciones musicales en la Ciudad de México y sus lugares próximos.

La intención básica es hacer sonar una cierta música, en un cierto espacio, y compartirla al mundo. Grabamos todo en una sola secuencia, se edita y se lanza en línea al ciberespacio.

La idea se concreta con la experiencia colectiva de la grabación en algún espacio (público o privado), para llegar, posteriormente a la conformación de un acervo digital público de expresiones musicales originales, representativas de las búsquedas individuales y colectivas de esas personas de carne y hueso que son los músicos. Aunado al registro de la música y sus intérpretes, se busca con persistencia hacer visible, para el público del video en internet, cómo es el lugar en que se realiza la intervención o cómo es la respuesta de las personas que disfrutan (o no) de los fugaces conciertos.

Son pa’ llevar es una crew que hace videos, pues, que documentan experiencias planeadas, pero que adquieren su carácter de improvisación, al estar la música fuera de su contexto comercial o espectacular, y de intervención, al proponer algo, de pronto, a personas que no necesariamente estaban avisadas o preparadas para ser parte de ese momento, que es la interpretación de una canción.

¿Quiénes lo conforman?

Nos llamamos trupé, mexicanizando la trouppe francesa, por esa suerte de compañía artística, relajada en la estructura, pero comprometida con la acción. Somos un grupo de personas, con diversos oficios, profesiones y trabajos e intereses en común: el cine y el video, la música y el sonido, la fotografía, la imagen, la narración, la poesía, el chiste, la fiesta, el baile, las artes escénicas, el paseo, la bicicleta, la iudad, lo que le queda de verde y agua, los amigos, las tribus, los rituales clánicos, la convivencia y la creación en colectivo, nacimos básicamente siendo un grupo de amigos y amigas que nos convocamos.

Algunos trabajamos en casa y otros tenemos que ir a una oficina. Pero nadie se escapa. Tenemos poco tiempo, como la mayoría de la gente, para poder aprender a tocar un instrumento, otro idioma, o a utilizar una nueva herramienta tecnológica (somos parte de esa generación que transitó del mundo analógico al digital).  También, como la mayoría de la gente, nos atraviesa la preocupación constante del de-qué-vivir, cómo conseguir la chuleta y la papa, dónde vivir, cómo conseguirnos la posibilidad de una casa, de qué futuro se avecina. La realidad nos mantiene tensos, la del país, la del mundo, la de la familia, la propia. Pero, al mismo tiempo, creemos en la necesidad de insistir y resistir, de crear, de reproducirnos, de vivir y revivir, de poder unir esfuerzos para que nuevos sucesos chidos y divertidos aparezcan.

Entonces, para tomar la calle, tomar las cámaras, los micrófonos y hacer sonar la música (en la trupé hay amantes de la música, intérpretes frustrados, bailadores y cantadores de jolgorio, amigos y parientes de músicos, pero ningún músico de oficio), para conocer gente, lo que hacemos es invertir un poquito de lo que tenemos (tiempo, dinero, saberes y esfuerzo) para realizar una creación colectiva, una puesta en riesgo, una breve hazaña callejera, un convivio, un producto cultural concreto.

Casi todos chilangos, alguna mexicana-uruguaya. Algunos fotógrafos porfesionales otros amateurs, algunos documentalistas, algunas productoras, algún trabajador de sistemas, algunos poetas, varios ciclistas, varios peatones y paseantes urbanos. Fuimos estudiantes de la UNAM, la UAM, la ENAH, el INBA, entre otras, y luego nos hemos formado y hemos engrosado las filas de los empleados del sector público, del privado, del no gubernamental, y del autoempleo y el desempleo. Además,  venimos de haber participado en varios intentos de trabajo colectivo (artísticos, políticos, comunitarios, estudiantiles, cooperativos, productivos) ; algunos exitosos, otros fallidos o extintos, y otros más en proceso de consolidación.

De tanto andar de aquí pa’ llá, sin saber muy bien a dónde ir, ahora estamos queriendo construir, desde cada quién, y entre nosotros, con lo que nos ha quedado del escombro, lo mejor de las experiencias vividas: la cooperación, la colaboración en línea, la practicidad, la improvisación, el diálogo para el acuerdo, el aprendizaje compartido, la mirada concentrada en el trabajo del artesano, el buen humor durante el trabajo, y también la seriedad en el juego, la concreción, la conclusión profesional de una idea.

Así, pues conformamos la trupé  profesionales, aficionados y apasionados; gente que quiere aprender y gente que quiere compartir lo que sabe. Decidimos hacerlo, por muchas razones, una de ellas que la música nos gusta, tan universal en lo que comunica, y tan particular en su forma de hacerlo; tan anclada a lo histórico, a lo cultural, como a la urgencia de un sentimiento. Eso queríamos ver y escuchar, así que tuvimos que organizarnos pa’ que se viera y se escuchara, pa’ luego compartirlo con otras personas de México y el mundo.

¿Cómo trabajan?

Desde el principio quedamos en trabajar voluntariamente. Así que cada quien aporta el tiempo, el equipo y esfuerzo que quiere o puede. Sin embargo, como cada video implica una cierta forma de hacer, hay que organizarse y coordinar. De abril de 2010 hasta hace unos 5 meses, coordinaban el proyecto Alicia y Noé, actualmente Noé coordina el proyecto con la colaboración de toda la tropa y desde el principio dirige las grabaciones de los videos. La coordinación elige a los músicos, investigando, por lo que les hayan dicho otros amigos músicos, escuchando discos, buscando en los maispeis de las bandas (Myspace), platicando y proponiendo a grupos o solistas. Los contactan por correo, les platican la idea, y quedan de conocerse o verse en algún ensayo o después de un concierto. Ahí se proponen o acuerdan posibles fechas y lugares. A partir de entonces, quien haya propuesto el grupo (en algunas ocasiones Lilia, Samuel, Alicia, Ale, la mayoría Noé) se encarga de la comunicación y coordinación con los músicos. La responsabilidad de quien propone una banda le da seguimiento hasta el día de la grabación, aunque de alguna forma se ha centralizado la coordinación en Noé.

Por correo electrónico o por feisbuk (FB) nos vamos poniendo de acuerdo en quién quiere y puede ir, cuándo y con qué. Así, quien coordina va viendo qué y quién falta, y así. Finalmente, una vez que están confirmados todos los que irán a conformar la cru (crew) de grabación, y los equipos técnicos necesarios, se confirma con los músicos un lugar, que puede ser una casa o el mismo sitio donde se hará la intervención, para vernos a hacer pruebas y hasta desayunar.

El lugar se elige de forma conjunta. En la trupé ya tenemos una lista de ideas que nos gustaría hacer; se las contamos a los músicos, pero les pedimos que ellos también la piensen un rato. Así que algunas veces es donde ellos proponen y otras donde nosotros proponemos. Lo importante es que nos guste a todos, y  –aunque sea en un lugar privado– queremos sacar a la música de sus contextos mercadotécnicos, políticos y escénicos convencionales.

Casi siempre grabamos en sábado o domingo, desde muy temprano en la mañana. (Entre semana casi no pero lo hemos hecho muchas veces, por las chambas de casi todos. Aveces es entre semana que nos reunimos para ir a un concierto o ensayo.) Entonces, ya ahí, finalmente se conocen los músicos y los videoastas. Se conversa, se hacen pruebas de sonido, se ensaya, se planea y nos distribuimos las tareas del día y la grabación. La dirección del video es muy colectiva, e incluye a los músicos, pero por lo general hay alguien que asume la responsabilidad específica, hasta ahora ese ha sido Noé.

Después de grabar, algunas veces, vamos a la casa de alguien, con los músicos, a ver lo que grabamos. Ahí se escoge un poco entre todos lo que queremos que salga. Algún editor/a de la trupé se apunta solo para editar, y se encarga del proceso completo (Llilia, Samuel o Noé). El proceso completo finaliza cuando sube los videos a nuestros canales en Youtube y Vimeo. Antes de lanzarlo al público, todos (músicos y trupé) vemos el video, de forma privada, y hacemos observaciones, sugerencias, peticiones, reclamos y ajustes. El editor o editora decide qué hace con eso. Y yastá. Ahora, también, para algunos videos, hemos contado con la colaboración de Josué, quien ha realizado la post-producción de audio de algunos videos.

Entonces, quien administra las cuentas, el coordinador, que de por sí ya venían anunciando a los amigos y seguidores de la trupé lo que saldría próximamente, se dedica a aportar la información textual sobre los músicos y su propuesta. De tal forma que al video lo acompaña una breve sinopsis. Las fotos y las crónicas del día de grabación, también se dan a conocer, vía el blog (www.sonpallevar.blogspot.com) y a través de diferentes medios sociales de internet, como Twitter, Facebook y correo electrónico.  Ya de ahí, el video corre con su suerte. Músicos y videoastas lo difundimos, y ya los amigos y seguidores deciden si les gusta o no, si lo comparten con quién y cómo. Luego, comienza el ciclo nuevamente.

Algo importante de mencionar aquí, es nuestra convicción de que hay que seguir aprendiendo y compartiendo saberes. Todos somos aficionados, dijo Charles Chaplin. Y nosotros recuperamos la idea, porque al mismo tiempo que hacemos queremos mostrar que se puede hacer, aún sin que todos seamos profesionales, o expertos en la materia. El internet y las nuevas tecnologías se han impuesto en el mundo de manera compleja. Hay una proliferación de discursos y prácticas muy interesantes, pero al mismo tiempo, los dueños del dinero, los países y la tecnología de punta no quieren compartir fácil y gratuitamente. Nosotros creemos también en que son necesarios los procesos de transferencia y convergencia de medios, en la apropiación de herramientas y técnicas, para poder generar, producir y difundir discursos, ideas, prácticas propias.

Entonces, echando mano de lo que hemos aprendido y nos inspira de nuestros propios pueblos es la manovuelta, el tequio, la guelaguetza, el potlatch, la comunidad, la compartencia libre de saberes y experiencias. Por esta búsqueda y esta idea hay dos elementos que también definen a la crew Son pa’ Llevar.

Por un lado, está el hecho de que entre nosotros trabajamos compartiendo saberes; los más experimentados en la realización de videos documentales, Lilia, Noé y Samuel, enseñan a quienes queremos aprender (por ejemplo, Nicté y Alicia); los más experimentados en sonido Noé, Samuel y Lilia han enseñado lo mínimo a quienes se están formando en audio al tiempo que Noé promueve talleres de audio que nos dan sus amigos sonidistas profesionales, hasta hoy Alfredo Loaeza nos ha brindado dos talleres; quienes son buenas para la producción, por ejemplo (Lilia quien tiene más de 10 años haciéndolo en el video documental, o Alejandra y Alicia que lo han aprendido en otras actividades ajenas al video) nos enseñan a todos; los avezados en sistemas, blogs y redes, enseñan a los demás, y así…. Este camino es largo, pero ha ido madurando en este primer año. Ahora hay más gente que sabe hacer más cosas. Y gente que no participa siempre en la trupé a veces viene a enseñarnos cosas, a darnos talleres. Además de los los videos que como crew Son pa’ llevar realizamos, algunos salimos en parejas a grabar otros sucesos musicales, con la intención de prácticas con cámara y micrófono, luego los edita Noé. Es un proceso que está abierto.

Por otro lado,  todos los productos concretos que realizamos, los videos, fotos y textos, se rigen bajo licencias de Creative Commons (CC). La de CC es una propuesta alternativa al copirrait (coyright), que sin contravenir los derechos de autor, los agranda, y que promueve una cultura del arte público. La idea es que la obra artística es resultado de un proceso acumulado de experiencias y saberes, no un exclusivo resultado del esfuerzo individual. En ese sentido se reconoce y se celebra la autoría. Pero hay que recordar que hacemos artes porque alguien antes, muchos, hicieron arte antes que nosotros, nos inyectaron microbios esmeralda en la imaginación. Por eso, con CC, estamos promoviendo la idea del uso libre, del disfrute público (pero también la responsabilidad del reconocimiento del trabajo y la creación particular). Lo que combatimos es el plagio con fines de lucro. Lo que promovemos es la reproducción libre y gratuita, y la celebración de una idea, una obra o una interpretación original. Para conocer más sobre esto, se puede ir a:http://creativecommons.org.mx/

¿Cuáles son los antecedentes y motores de la idea? (¿Por qué nace?)

Venimos de influencias e intentos varios. Por ejemplo, Noé tiene un blog que se llama Elelectróninestable, con una sección denominada “Que suene la calle” (algunos pueden verse en sucanaldeyoutube: electron10); en está sección presenta a músicos que le llaman la atención en sus andanzas por la calle; graba con lo que tenga a la mano, y les hace una pequeña edición para ponerlos en línea.

Además,  Alicia y Noé conversaban la posibilidad de hacer otro tipo de acción política; más bien artística, creativa, con amigos. Alicia había organizado y participado, desde un par de años atrás, en sesiones colectiva de improvisación musical (conocidos anglófonamente como jams) promovidos por su prima, la arpista y cantante Diana Müller. Entonces, un día, convocamos a algunos músicos profesionales y aficionados a hacer una especie de improvisación musical, pero en la calle. Después de comer, jugar y tocar un rato en la azotea, nos fuimos a la Alameda de la Santa María la Ribera, con un megáfono y varios instrumentos (la mayoría de músicos que acudieron a la convocatoria eran intérpretes de son jarocho). Emiliano Buenfil, con el megáfono arengaba a la gente a asomarse para escuchar y ver; Lorena Moctezuma improvisaba décimas, algunos cantábamos y otros acompañaban con percusiones. Esto sólo sucedió una ocasión peroahísecomenzóacocinarlaidea de que teníamos que hacer algo de manera formal.

Por otro lado, habíamos visto los videos de Vincent Moon, en el portal francés de música en internet, La Blogotheque. Ahí tienen una sección que se llamaConcertsaEmporteroTakeAwayShows, que en español quiere decir: conciertos para llevar. Los videos de Moon, en los que grabó a Arcade Fire, Beirut, Yeasayer, My Brighest Diamond, Grizzly Bear, entre otros, nos inspiraron bastante, y nos dieron la pauta para seguir unas ciertas reglas del juego, en nuestra propia casa y ciudad, en nuestro idioma, y con nuestras culturas mexicanas, varias, fragmentadas, intrincadas. Así, pues, Moon es un punto de referencia, pero también elCinemaVérité; algunas películas comoCrossingtheBridge oLatchoDrom, y la necesidad de otras formas de ver, escuchar y elegir la música.

Algo a destacar es que en el seguimiento de nuestras referencias mencionadas, veíamos que no había nada de América Latina, así que pensamos que si queríamos ver algo de México, teníamos que hacerlo nosotros mismos.

En oposición al videoclip comercial, del meinstrim (mainstream) y de los documentales demasiado serios, demasiado antropológicos, queremos apuntalar una concepción del arte y de la música, que vaya en el sentido contrario de lo impuesto por el starsistem (starsystem), a saber: la veneración del artista, el consumo como fin y la repetición de lo mismo. Nosotros sabemos que músicos, aficionados y de oficio, hay muy buenos por todos lados, en la calle o en sus casas, trabajando mucho y bien, pero al mismo tiempo sufriendo las consecuencias de la ilimitada búsqueda de la máxima ganancia, impuesta por los mercados. Gente cuya música estaría chido que se difundiera, y música, cuya gente estaría chido conocer, sin tener que pasar por el filtro cruel del mercado, la política de centros de espectáculos y disqueras.

¿Dónde nace?

La trupé nació en abril de 2010, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, recorriendo las calles con jarana, percusiones, micrófonos y cámaras en mano. El 3 de abril fuimos de avanzada a buscar lugares para grabar; La Lengua tocó en una peluquería,  el patio de una  vecindad de la calle de Cuba, y caminando, a’i nomás en la calle. El 10 de abril fue el primer encuentro entre los músicos y los amigos videoastas a los que Noé y Alicia habían convocado para integrar la trupé.  El 11 salimos ya a grabar a Judith de León, Santiago Chávez, Rodrigo Solís y Leticia Servín, los primeros integrantes de la trupé, Daniela Querol, Samuel Guzmán, Camilo Pineda, Noé Pineda y Alicia Andares. El 14 salió públicamente el primer Son pa’ Llevar.

¿Por qué ese nombre, “Son pa’llevar”?

Nos llamamos Son pa’ llevar porque nos asuminos parte de un movimiento que iniciaron Cryotaque y Vincent Moon con los Take Away Shows (TAS), movimiento que tiene varios países actualmente haciendose. Ahora, en América Latina, hay más de 5 grupos haciendo más o menos lo mismo, sobre todo en Chile, Brasil y Argentina. En nuestro blog hay una lista de enlaces a colectivos que son parte de este movimiento, también, en Europa, Estados Unidos y Latinoamérica. Alicia escribió un texto que intenta dar cuenta de este movimiento:http://storify.com/lichiambula/laemergenciadeunmovimientoartisticoenlatino, también el diario La Jornada ha publicado dos notas sobre dos crews argentinas, hasta ahora nada de México

Estábamos haciendo el primer video, con La Lengua; desarrollando la idea del género y de la trupé, buscando el nombre, cuando Santiago nos propuso como traducción chilanga de los TAS, Son pa’ llevar. Nos gustó por el juego de la palabra son, que por un lado es un verbo, que remite a los conciertos –los conciertos son– y, por el otro, refieren a no uno sino varios géneros musicales latinoamericanos –son jarocho, huasteco, calentano, cardenche, cubano–, lo que trae a cuenta el fandango, el convivio y la fiesta.

¿Cómo se financia?

Hasta ahora hacemos todo lo que podemos con la cooperación e inversión de cada quien. Son pa’ Llevar pone la coordinación, una parte del equipo, las personas que realizan ponen sus equipos personales; las productoras Marca Diablo, Ixquic Communicare, y En la Línea Producciones han facilitado equipos (cámaras, micrófonos, etcétera) para la producción de varios videos, gracias a la confianza que Lilia, Samuel y Noé han sembrado desde hace muchos años por su trabajo con ellos. Los integrantes, en lo individual, de la cru de grabación básica ponemos nuestro dinero individualmente (o como se dice en México, hacemos la “vaca”), para la comida, las necesidades técnicas y de equipamiento, el transporte, el canal de vimeo, y lo que se necesite. Cada quien pone lo que puede. También hemos contado con la contribución de muchos colegas, amigos y personas, con saberes, trabajo, instrumentos, espacios y otras cosas. Los mencionamos en veces en los videos, o en el blog, en la sección de agradecimientos.

¿Cuál es el futuro después del primer año?

La principal idea, en general,  es involucrar a más gente, en la medida que cada quien quiera; promover que se hagan más crews en otros estados del país o fuera de él. Tenemos la necesidad específica de fortalecer la grabación, edición de audio, nuestras redes y poder generar un sitio web donde confluyan esas experiencias, cada una con su propia forma de organizarse, de trabajar, de experimentar y por supuesto, cada quien con su nombre, nosotros somos una tropa que nos hacemos llamar Son pa’ llevar, pero no queremos ni deseamos que todas se llamen así, pues no queremos ser el centro del quehacer de cada crew autónoma, sino promotores y en su caso facilitar el proceso y el encuentro en red.

Además, queremos encontrar más expresiones particulares de la diversidad musical que existe en nuestra ciudad y nuestro país. Nos interesa planificar mejor, para poder registrar la música de los músicos de la calle, así como también las re-elaboraciones e interpretaciones de las músicas tradicionales del país. Estamos ávidos y abiertos a conocer más propuestas. Aunque, en principio, queremos tratar de conseguir más interpretaciones acústicas que enchufadas, nos hemos ido abriendo a ello, siempre que las condiciones nos lo permitan.

También queremos salir de nuestro nicho de acción, la Ciudad de México.  Aunque nos faltan hartos espacios públicos para intervenir en la ciudad, nos interesa mucho salir del DF, hacer rutas hacia Oaxaca, Veracruz, Guadalajara, San Cristóbal de Las Casas.

Queremos viajar y conocer otras formas de la música, y otras ideas para intervenir musicalmente los espacios. Alicia, tuvo la posibilidad de irse a Paraná, Argentina (a visitar, sus amigos de La Lengua), y se ha puesto a grabar por su cuenta y ya está trabajando en la edición, con Fernanda Álvarez y Judith de León, principalmente, de algunos videos que documentan la música que se hace allá; por un lado, canciones originales, con reminiscencias del folclor y el rock argentino y brasileño y, por otro, la interpretación local del un ritmo originario de Montevideo, Uruguay, el candombe.

Nuestra intención es asociarnos con más personas, ingenieros y técnicos de audio, radios libres y comunitarias, escritores, fotógrafos, videoastas, proyectos cinematográficos, colectivos, etcétera, en el DF, en otras regiones del país y del mundo, con quienes podamos establecer nuevos lazos de colaboración y creación.

Planeamos crecer un poco, pero queremos hacerlo lentamente y organizadamente. Actualmente coordina el proyecto, Noé Pineda. La cru de grabación básica está integrada por Lilia Romero, Samuel Guzmán, Daniel Estrella, Juan Guzmán, Alejandra Elizalde, Suheily Pereira, Noé; Alicia actualmente en viaje, está realizando algunos videos que lanzaremos como colaboración para Son pa’ llevar para darle cobertura.

Han participado ocasionalmente también, como fotógrafos, Nicté Hernández, Luis Aguilar, Julio Godefroy y Daniela Querol; como sonidistas, Alfredo Loaeza, Eduardo Villegas, Israel Pineda, asistiendo en la producción; Josué Vergara, haciendo post-producción de audio; Itzel Aguilar y Rogelio Dueñas, como cronistas; Santiago Chávez, como editores. Recientemente, han participado también Nahun Calleros.

En este podcast se puede escuchar una entrevista que le hizo Victoria García a Noé Pineda sobre el proyecto de Son pa’ llevar.

Pd.- Si quieren contactar a la trupé, pueden echarle un ojo a todos los videos en www.youtube.com/user/Sonpallevar y vimeo.com/sonpallevar Además de los dos canales de video, tienen un blog:  sonpallevar.blogspot.com Sus cuentas en las redes sociales más populares son: twitter.com/sonpallevar y www.facebook.com/sonpallevar Y el email: sonpallevar@gmail.com

Pd. 2.- Los videos que están por salir, o sea que ya nomás que terminen de editar los publican son: Los Vega, La semilla, Caña Dulce y Caña Brava, Leika Mochán, Eljuri y los guatemaltecos de La Remolacha Bits.. ¡Ai nomás, banda!

2 comentarios

Archivado bajo Apuntes, Arte, Cosa bonita, Creadores