Archivo de la etiqueta: Rodrigo Solís

Rodrigo Solís

Me gusta la propuesta poética de Rodrigo de Solís, con el tiempo su bouquet se define más, sus matices se abren como arcoiris, como el aroma de la flor del jazmín. Su ritmo se hace más poderoso, versátil, el juego de los sonidos crean armonías que incluyen contrastes y reiteraciones, símiles y sobre todo, franqueza, un “agarrar al toro por los cuernos” que siempre te escupe directo al rostro el mensaje, la idea, “su onda”, un poeta que, aunque muy “chango”, “no se anda por las ramas”, y pa’ muestra les copio el texto “abridor”, el inicial, de El silencio es un grito:

miedo y rabia son hermanas gemelas que juegan a cambiarse el novio.

por eso a veces al besar al miedo se nos llena la boca de rabia.

rot

retrato del rot en myspace.com

A veces, demasiado a menudo este año, y el pasado, me he preguntado cómo hacer para escribir historias felices, con protagonistas que no sean héroes, ni haya sacrificios… me ahogo en la teoría, en los pensares & filosofares. Fué como una revelación: “aquel texto del Rot“, de su libro más reciente, La nueva lotería cósmica, es el siguiente chorema:

7b

Microscópico el bicho
o simplemente escurridizo y astuto.
Nadie lo ve, pero se sabe que aquí estuvo
no nada más por el aroma a azúcar que queda como humo de vela,
sino que además amanece, el café caliente, la fruta madura.
Por la tarde, las cervezas frías y el dinero en el bote multiplicado.
Yo pongo platitos con galletas para agradecerle: duende, aluxe bondadoso que nos riega la milpa,
caldo de cultivo cósmico que generó esta bacteria multiplicadora
que me tiene sonriente y animado.
Dan ganas de echarse a correr, de dar maromas, de cantar boleros,
como si no pasara nada malo en el mundo.
Dan ganas de enamorarse a cada paso.
Hasta pena da, andar tan contento por la calle.
Pero las cosas extrañan cuando son malas y trágicas.
Ni quien le ponga un alto a lo bueno, a lo bonito o a lo barato.
Por eso progresa el bicho, come tristeza y se hace gordo
y se reproduce y se contagia.
La realidad sigue siendo la misma. Dura como los muros.
Pero con las manos lavadas y sin ampollas,
con el café caliente y el bote de monedas lleno,
chiflo canciones sesenteras, me hago el gipi y no me baño,
me burlo de la radicalidad de los tibios
y de la tibieza de los radicales
nomás porque ando de buenas.

¿Cómo andar de malas, cómo bajonearse, cómo tomar personal la estupidéz del Mundo? Amo la obra del Rot, lo nuevo, lo viejo, hasta aquellos textos que él preferiría olvidar, su participación con el Colectivo La Lengua… ojalá hubiera más como él.

Rodrigo Solís visita mi casa, de Ketzalli Torres

Rodrigo Solís visita mi casa, de Ketzalli Torres

El audio final es un clásico de Rodrigo Solís: Voy a ser papá.

http://www.goear.com/files/external.swf?file=a71ab49

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Apuntes, Creadores, Literatura, Poesía

Colectivo La Lengua

Colectivo La lengua o Grupo La lengua, son dos nombres para una misma cosa, una tribu de locos reunidos alrededor de una familia. Somos parte o hemos sido, entre otros: Rodrigo Solís, Leticia Servín, Lich Andares y un montón de músicos más.

Escribir sobre La Lengua es, por necesidad, hablar de música, cultura, poesía, multidisciplinariedad, radio, cine, lucha… Y de la libertad de compartir el arte.

1 comentario

Archivado bajo Apuntes, Arte, Cosa bonita, Creadores, Hachas de guerra, Poesía

Dando Amor en el Café Voltaire (:con 2 invitados: chorero & palabrero;)

Dando Amor en el Cafe Voltaire

Dando Amor en el Cafe Voltaire

Al Corsal Amor lo conocí en una tocada en el Dada X hace varios años; ahí me llevó Rodrigo Solís. Nos tomamos unas chelas y conocí a este hermano español. El Corsal es un tipo sencillo, alto, delgado y amable… Dando Amor.

Primero subió el Rot, a chorear como sólo él sabe hacer, choreó más que nada del P.I.S.T.A.S. su más reciente de entonces, pero también le dió una repasada a algunos textos de algún otro. Carlos Desastre como le conocen muchos mutó e inició el rito con el Corsal Desastre como hierofante: una música personal, armonías rudas al alto contraste, una guitarra que suena como se ve el camaleón… Al final Rot y yo nos fuimos cotorreando hasta Balderas, choreándonos.

Dando Amor en el Chanti Ollin

Dando Amor en el Chanti Ollin

Tiempo después, acababa de entrar en vigor la ley antitabaco en el D.F., asistí a otra tocada del Corsal, esta vez en el Chanti Ollin. El público nos hacinamos dentro y en un rincón, él hizo su magia y nos encantó. Fué aquella, quizá, la tocada más íntima que vi: estaba ahí, en su espacio un hombre que dejaba ver su interior mediante su palabra, canto, ruido, aparatos y esa guitarra, estaba ahí para comunicar su mensaje personal: Dando Amor. Muchos tiempo después aún me resuena en la cabeza el estribillo: “nubes, nubes, vendo nubes, una razón para vivir acompañado o solo…”

En otra ocsión nos vimos en un parque en Coyoacán y platicamos largo y tendido, leimos, fantaseamos. Se conectó al poco un tokín en San Cristóbal Ecatepec, en aquella ocasión, Juan Pablo Villa presentó su Gruta de Baba y después el Radio Ensueño del Corsal. Las pocas personas que lo presenciamos fuimos agasajados por las orejas como pocas veces.

Esta vez, el Corsal Amor nos ha invitado a Rodrigo Solís y a mí, a chorear y leer y compartir en su presentación en el Café Voltaire, al que sólo he asistido a escuchar a La lengua. Este viernes 3 de junio de 2011 participaremos de su Radio Ensueño, de su ritual:

1 comentario

Archivado bajo Apuntes, Arte, Creadores, Día a día, Hachas de guerra, Poesía