Archivo de la etiqueta: Spanish language

André de Lorde, el dramaturgo del Teatro del Grand Guignol

Retrato de André de Lorde

Retrato de André de Lorde de Dolee.com

André de Lorde fue el máximo dramaturgo del Teatro del Grand Guignol, El jardín de los suplicios, Al teléfono y Laboratorio de alucinaciones son algunas de las obras de este maestro de la forma y el suspenso.

El Teatro del Grand Guignol fue en gran medida, un teatro de autor, de dramaturgo. Y el escritor que dominó el género y el teatro de la Rue Chaptal fue conocido como El príncipe del Terror, André de Lorde. Quien era, ante todo, un maestro de la forma, dominaba las artes necesarias para crear un gran conflicto y hacerlo aumentar progresivamente, con un completo control del tiempo y el ritmo, con una progresión dramática, esto es, un avanzar de la información muy calculado, científicamente; amén de una matemática dosificación de la violencia en el escenario que produce al fin, un impacto de contundencia abrumadora, en el caso de la tragedia farsesca. Cuando de comedia se trataba, la cuestión formal variaba entre lo explícitamente sexual tratado con repeticiones sucesivas, un espiral ascendente que minimiza y trivializa el sexo y sus tabúes, deshinibiendo y relajando el ánimo del espectador/lector.

Poster de El jardín de los suplicios

Poster de El jardín de los suplicios de André de Lorde y Pierre Chaine

Algunas obras de André de Lorde han sido publicadas en internet al idioma inglés (aún no encuentro ninguna en español), la mejor que he encontrado es la de Al teléfono, de 1902 el original y la traducción de 1925.

Otra de las características de André de Lorde como dramaturgo es su habilidad para escribir a varias manos, no son pocas las obras que dejó firmadas en colaboración. Otra más es su capacidad ara adpatar textos ajenos al tablado. Un ejemplo que parece paradigmático es su adaptación del cuento de Edgar Allan Poe El método del doctor Tarr y el profesor Fether, titulado Laboratorio de alucinaciones:

1 comentario

Archivado bajo Apuntes, Arte, Creadores, Literatura, Teatro

El Teatro del Grand Guignol

Cartel del Teatro del Grand Guignol

Cartel del Teatro del Grand Guignol

El Teatro del Grand Guignol es un proyecto que surgió del Teatro libre de André Antoine y, aunque en su inicio (al final del siglo XIX) su interés se centraban en lo social; con el tiempo, al llegar la Belle Époque y su edad de oro (el inicio del siglo XX), su ámbito natural devino el miedo, y lo sangriento.

En el momento de su auge, de la definición del Grand Guignol, su éxito se produjo por la afortunada combinación de una buena cantidad de factores:

  1. centrar su público meta entre las clases más populares;
  2. variedad en la programación de la velada;
  3. una producción interesada en la maquinaria y los efectos ilusorios que hacen más tersa la magia teatral;
  4. un iglesia abandonada adaptada como teatro, localizado en un barrio sórdido, con un escenario íntimo, para un público modesto y con un gran aparato centrado en ampliar el efecto de lugubrez, de peligro real;
  5. una pareja de actores, especialistas en el melodrama serio, con entrenamiento especializado para representar violencia en el escenario: Paula Maxa y L. Poulais, quienes encarnaron lo más emblemático del panteón del Grand Guignol;
  6. y, el texto, una pléyade de escritores, pero especialmente uno, “Le Prince de la Terreur”, Andre de Lorde, un extraordinario dramaturgo de lo macabro.

    Portada del libro Grand Guignol

    Portada de un extraordinario libro sobre el Grand Guignol, se consigue en Amazon.com

El Teatro del Grand Guignol es la cuna de los géneros sangrientos del cine de nuestros días: el gore, el splatter, etc. son géneros que mucho le deben al realismo en general y al Teatro del Grand Guignol en particular.

Como parte del aparato destinado a intesificar el horror, había un doctor en la sala y se aseguraban que todo el público supiera de su presencia y , sobre todo, de su trabajo con desmayados y gente de ánimo impresionable.

La programación era parte medular en este engranaje de efectos: primero se presentaba una comedia picante, de alto contenido erótico, para relajar y distender los ánimos de la concurrencia. Luego, se presentaban platos más fuertes, historias  sórdidas, con violencia escenificada de forma realista. Lo que sigue es una mezcla que en ese tiempo  llamaban Ducha Doble: la combinación de la risa y el miedo. Primero, la comedia, Tic’s de René Berton:

Y de remate, una tragedia clásica del grand guignol, El último beso de Maurice Level:

3 comentarios

Archivado bajo Apuntes, Arte, Teatro