Archivo de la etiqueta: tragedia

Ustedes son los que tienen miedo de morir, yo no, entrevista con Marcola del PCC

Cineasta, crítico, periodista y escritor carioca.

Ustedes son los que tienen miedo de morir

La entrevista que Arnaldo Jabor publicó como realizada a Marcos Willians Herbas Camacho, “Marcola”,  el temido supuesto líder del Primeiro Comando da Capital (PPC), en Sao Paulo, Brasil. Aunque Jabor la publicó como efectivamente realizada al narcotraficante, ha habido quienes lo presentan como un ejercicio similar al que hizo Orson Wells con la adaptación de La guerra de los mundos a la radio, con el que causó pánico en EEUU; su impacto fue tal que incluso el estudio de Hadley Cantril al respecto ha sido cuestionado pero, aunque resultara ser sólo un hipérbaton, eso no suaviza su lógica desgarradora y cruel. ¿Y yo me pregunto si ésta entrevista entra en la categoría de lo que se dice Posverdad?  A continuación la entrevista completa en castellano:

Entrevista con Marcola del PPC

¿Usted es del PCC?

Más que eso, yo soy una señal de estos tiempos. Yo era pobre e invisible. Ustedes nunca me miraron durante décadas y antiguamente era fácil resolver el problema de la miseria. El diagnostico era obvio: Migración rural, desnivel de renta, pocas villas miseria, discretas periferias; la solución nunca aparecía… ¿Qué hicieron? Nada.

¿El Gobierno Federal alguna vez reservó algún presupuesto para nosotros? Nosotros sólo éramos noticia en los derrumbes de las fabelas de los cerros o en la música romántica sobre ’la belleza de esas montañas al amanecer’, esas cosas… Ahora estamos ricos con la multinacional de la droga. Y ustedes se están muriendo de miedo. Nosotros somos el inicio tardío de vuestra conciencia social ¿Vio? Yo soy culto. Leo al Dante en la prisión.

– Pero la solución sería…

¿Solución? No hay solución, hermano. La propia idea de ’solución’ ya es un error. ¿Ya vio el tamaño de las 560 villas miseria de Río? ¿Ya anduvo en helicóptero por sobre la periferia de San Pablo? ¿Solución, cómo? Sólo la habría con muchos millones de dólares gastados organizadamente, con un gobernante de alto nivel, una inmensa voluntad política, crecimiento económico, revolución en la educación, urbanización general y todo tendría que ser bajo la batuta casi de una ’tiranía esclarecida’ que saltase por sobre la parálisis burocrática secular, que pasase por encima del Legislativo cómplice.

¿O usted cree que los chupasangres no van a actuar? Si se descuida van a robar hasta al PCC. Tendría que haber una reforma radical del proceso penal del país, tendría que haber comunicaciones e inteligencia entre policías municipales, provinciales y federales (nosotros hacemos hasta conference calls entre presidiarios…) Y todo eso costaría billones de dólares e implicaría una mudanza psicosocial profunda en la estructura política del país. O sea: es imposible. No hay solución.

– ¿Usted no tiene miedo a morir?

Ustedes son los que tienen miedo a morir, yo no. Mejor dicho, aquí en la cárcel ustedes no pueden entrar y matarme, pero yo puedo mandar matarlos a ustedes allí afuera. Nosotros somos hombres-bombas. En las villas miseria hay cien mil hombres-bombas. Estamos en el centro de lo insoluble mismo. Ustedes en el bien y el mal y, en medio, la frontera de la muerte, la única frontera. Ya somos una nueva ’especie’, ya somos otros bichos, diferentes a ustedes. La muerte para ustedes es un drama cristiano en una cama, por un ataque al corazón. La muerte para nosotros es la comida diaria, tirados en una fosa común. ¿Ustedes intelectuales no hablan de lucha de clases, de ser marginal, ser héroe? Entonces ¡llegamos nosotros! ¡Ja, ja, ja…!

“La post miseria genera una nueva cultura asesina” Marcola

Yo leo mucho; leí 3.000 libros y leo al Dante, pero mis soldados son extrañas anomalías del desarrollo torcido de este país. No hay más proletarios, o infelices, o explotados. Hay una tercera cosa creciendo allí afuera, cultivada en el barro, educándose en el más absoluto analfabetismo, diplomándose en las cárceles, como un monstruo Alien escondido en los rincones de la ciudad. Ya surgió un nuevo lenguaje. ¿Ustedes no escuchan las grabaciones hechas ’con autorización’ de la justicia? Es eso. Es otra lengua. Está delante de una especie de post miseria. Eso. La post miseria genera una nueva cultura asesina, ayudada por la tecnología, satélites, celulares, Internet, armas modernas. Es la mierda con chips, con megabytes. Mis comandados son una mutación de la especie social. Son hongos de un gran error sucio.


¿Qué cambió en las periferias?

Plata. Nosotros ahora tenemos. ¿Usted cree que quien tiene 40 millones de dólares como Beira Mar no manda? Con 40 millones de dólares la prisión es un hotel, un escritorio… ¿Cuál es la policía que va a quemar esa mina de oro, entiende? Nosotros somos una empresa moderna, rica. Si el funcionario vacila, es despedido y ’colocado en el microondas’. Ustedes son el estado quebrado, dominado por incompetentes. Nosotros tenemos métodos ágiles de gestión. Ustedes son lentos, burocráticos. Nosotros luchamos en terreno propio. Ustedes, en tierra extraña. Nosotros no tememos a la muerte. Ustedes mueren de miedo. Nosotros estamos bien armados. Ustedes tienen calibre 38.

“Ustedes tienen la manía del humanismo. Nosotros somos crueles, sin piedad.” Marcola

Nosotros estamos en el ataque. Ustedes en la defensa. Ustedes tienen la manía del humanismo. Nosotros somos crueles, sin piedad. Ustedes nos transformaron en ’super stars’ del crimen. Nosotros los tenemos de payasos. Nosotros somos ayudados por la población de las villas miseria, por miedo o por amor. Ustedes son odiados. Ustedes son regionales, provincianos. Nuestras armas y productos vienen de afuera, somos ’globales’. Nosotros no nos olvidamos de ustedes, son nuestros ’clientes’. Ustedes nos olvidan cuando pasa el susto de la violencia que provocamos.

"Palabras de Jabor"

“Palabras de Marcola”

– ¿Pero, qué debemos hacer?

Les voy a dar una idea, aunque sea en contra de mí. ¡Agarren a ’los barones del polvo’ (cocaína)! Hay diputados, senadores, hay generales, hay hasta ex presidentes del Paraguay en el medio de la cocaína y de las armas. ¿Pero, quién va a hacer eso? ¿El ejército? ¿Con qué plata? No tienen dinero ni para comida de los reclutas. El país está quebrado, sustentando un estado muerto con intereses del 20 % al año, y Lula todavía aumenta los gastos públicos, empleando 40 mil sinvergüenzas.

¿El ejército irá a luchar contra el PCC? Estoy leyendo Klausewitz, ’Sobre la Guerra’. No hay perspectiva de éxito. Nosotros somos hormigas devoradoras, escondidas en los rincones. Tenemos hasta misiles anti-tanque. Si embroman, van a salir unos Stinger. Para acabar con nosotros… solamente con una bomba atómica en las villas miseria. ¿Ya pensó en eso? ¿Ipanema radiactiva?


Pero… ¿No habrá una solución?

Ustedes sólo pueden llegar a algún éxito si desisten de defender la ’normalidad’. No hay más normalidad. Ustedes precisan hacer una autocrítica de su propia incompetencia. Pero ser francos, en serio, en la moral. Estamos todos en el centro de lo insoluble. Sólo que nosotros vivimos de él y ustedes no tienen salida.

Sólo la mierda. Y nosotros ya trabajamos dentro de ella. Entiéndame, hermano, no hay solución. ¿Saben por qué? Porque ustedes no entienden ni la extensión del problema. Como escribió el divino Dante: ’Pierdan todas las esperanzas. Estamos todos en el infierno’.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Noticias, Periodismo

¿Quién es Alfonso Sastre y porqué hay que leerlo?

Existen buenos escritores, pero hay unos pocos que son una especie diferente que me causa admiración. A veces se debe a la calidad de la obra y lo intenso de su vida, como es el caso, aunque por distintas razones, de Nahui Olín, Miguel Piñero y Mario Santiago Papasquiaro. Otras por la meticulosidad como con Andre de Lorde; la originalidad y estilo de Amiri Baraka y Fray Luis de León.

Pero los vivos, los que siguen en pié de lucha y son la conciencia de la tribu, aquellos que se han ganado mi respeto absoluto por su integridad y congruencia, gente como Rodrigo Solís, Max Rojas o Félix Luis Viera, son a los que disfruto con mayor gozo. Y hay uno, vasco por convicción y español por nacimiento, escritor en toda la extensión de la palabra: Alfonso Sastre.

Alfonso Sastre

Las palabras no sólo se ven o se oyen, sino que además brillan. Alfonso Sastre

Conocí de Alfonso Sastre en el Taller de Dramaturgia de Estela Leñero, la maestra sacó a colación el Ensayo general sobre lo cómico, por su claridad y solidez. Lo leí y me pareció excelente así que lo busqué y encontré su sitio web. Ahí me enteré de su compañera, Eva Forest y el encarcelamiento de ambos como resultado del atentado de la cafetería Rolando, adjudicado a ETA; uno de los libros más conocido de ella es Operación Ogro, Cómo y porqué ejecutamos a Carrero Blanco. En el lugar se pueden leer y descargar varios de los textos de ambos, a mi me penetraron como cuñas del mismo palo tanto el capítulo “El teatro y la realidad: El demonio del realismo, El ángel del realismo y Una ronda por mi cuenta (palabras para la Edición de la Taberna Fantástica)”, de sus Prolegómenos a un teatro del porvenir; y su Diálogo para un teatro vertebral. Ambos desde su primera lectura se me han vuelto básicos en mi concepción de la dramaturgia.

Eva Forest y Alfonso Sastre

Eva Forest y Alfonso Sastre

En otro momento hablaré en particular de su propuesta teórica de Tragedia compleja. Aunque anterior a esta concepción, Escuadra hacia la muerte es una obra que te calará hondo si las lees. Alfonso Sastre es un escritor completo, su  obra incluye, además de dramaturgia, novela, ensayo, narrativa corta, poesía, autobiografía, guionismo de cine y TV, prólogos y prácticamente cualquier otro género. Y su actividad no se detiene ahí, su activismo político es notable y su afiliación a la izquierda abertzale es públicamente conocida, en especial por su internacionalismo. Ojalá hubiera muchos más Alfonso Sastre’s en el mundo, así, otro sería posible.

Pd.- Les dejo una lista de colaboraciones de Alfonso Sastre en Rebelion.org

Deja un comentario

Archivado bajo Apuntes, Arte, Creadores, Literatura, Poesía, Teatro

André de Lorde, el dramaturgo del Teatro del Grand Guignol

Retrato de André de Lorde

Retrato de André de Lorde de Dolee.com

André de Lorde fue el máximo dramaturgo del Teatro del Grand Guignol, El jardín de los suplicios, Al teléfono y Laboratorio de alucinaciones son algunas de las obras de este maestro de la forma y el suspenso.

El Teatro del Grand Guignol fue en gran medida, un teatro de autor, de dramaturgo. Y el escritor que dominó el género y el teatro de la Rue Chaptal fue conocido como El príncipe del Terror, André de Lorde. Quien era, ante todo, un maestro de la forma, dominaba las artes necesarias para crear un gran conflicto y hacerlo aumentar progresivamente, con un completo control del tiempo y el ritmo, con una progresión dramática, esto es, un avanzar de la información muy calculado, científicamente; amén de una matemática dosificación de la violencia en el escenario que produce al fin, un impacto de contundencia abrumadora, en el caso de la tragedia farsesca. Cuando de comedia se trataba, la cuestión formal variaba entre lo explícitamente sexual tratado con repeticiones sucesivas, un espiral ascendente que minimiza y trivializa el sexo y sus tabúes, deshinibiendo y relajando el ánimo del espectador/lector.

Poster de El jardín de los suplicios

Poster de El jardín de los suplicios de André de Lorde y Pierre Chaine

Algunas obras de André de Lorde han sido publicadas en internet al idioma inglés (aún no encuentro ninguna en español), la mejor que he encontrado es la de Al teléfono, de 1902 el original y la traducción de 1925.

Otra de las características de André de Lorde como dramaturgo es su habilidad para escribir a varias manos, no son pocas las obras que dejó firmadas en colaboración. Otra más es su capacidad ara adpatar textos ajenos al tablado. Un ejemplo que parece paradigmático es su adaptación del cuento de Edgar Allan Poe El método del doctor Tarr y el profesor Fether, titulado Laboratorio de alucinaciones:

1 comentario

Archivado bajo Apuntes, Arte, Creadores, Literatura, Teatro