Archivo de la etiqueta: Veronica Merchant

Profundo carmesí

Profundo carmesí, guión de Paz Alicia Garciadiego es una obra literaria a la altura de cualquier poeta o narrador de los llamados malditos… ¡y tiene café!

Hace muchos años, en una Muestra Internacional de Cine de la Cineteca Nacional, vi por primera vez Profundo carmesí, y me gustó. Las actuaciones protagónicas de Regina Orozco y de Daniel Giménez Cacho,  así como de Verónica Merchant como  Rebeca Sanpedro, la última víctima de la pareja de asesinos, me parecieron soberbias, pero de Arturo Ripsteinno me sorprendió, quizá porque desde que recuerdo ha sido el “gran director mexicano” y entonces ni modo que no sea buena la peli o, precisamente porque la dirección no fue tan lograda, no le he seguido la pista.

Paz Alicia Garciadiego

Hace unos días, mi papá me prestó el guión de Paz Alicia Garciadiego, publicado por  Ediciones EL Milagro/Imcine y fue extraordinario, me pareció mucho mucho mejor que la peli de su esposo, Rip; de hecho luego de terminar la lectura volvía aver la cinta y lo confirmé, el guión es superior. Paz Alicia Garciadiego se ganó mi admiración por la calidad de la historia y por su estilo para narrarla. Recuerdo, mientras leía me decía a Mi mismo: “Mi mismo, como que está demasiado narrado pa’ ser guión”, y Mi mismo asentía: “Pos nomás porque son matrimonio, está escribiendo pa’ su marido, pues”, “Pos sí, verdá”… Es, por supuesto, un film sórdido hasta la náusea, hasta la arcada espiritual, pero, y lo creo el secreto vital, es empático todo el tiempo, Nicolás Estrella y Coral Fabre podrán ser unos monstruos pero todo el tiempo vemos un par de seres humanos débiles, deformes, aterrados, contradictorios y cuando más entrado está uno contemplando la pequeñéz humana, se levantan con la furia del animal herido para morder con saña: “pa’ que pague el Mundo por mi dolor”. Y como joya principalísima, inevitable, el néctar negro: En la escena 58,  Coral y Nico beben un cafecito mañanero en la casa de  Irene Gallardo, una viuda beata que molerán a estatuazos en un motel en remodelación, El Homerun.  Acá, el café es testigo de la humillación, por gorda, de Coral y la seducción de Irene por Estrella… Les transcribo una parte de la escena, justo cuando Irene le ha criticado la poca ropa a la Fabre y busca un mantel para abrigarla:

Mientras habla, Irene hace el intento por levantarse a buscar un mantel en el armario de la cocina. Coral la fulmina con la mirada. La viuda, mitad avergonzada mitad victoriosa, ve de reojo a Estrella tratando de ver si lo ha enojado. Cuando descubre a Estrella lanzando una mirada seca a Coral, mirada de reproche profesional, Irene se tranquiliza y, triunfadora, sirve un café.

Irene: (alude a su gordura) Sí, claro, eso se evidencia. ¿Café?

Estrella: La señora y yo hablábamos de las Cruzadas. Casi la convenzo de que se una a nuestra causa por Cristo…

Irene: De qué sirve desperdiciar la vida aquí entre estas cuatro paredes, aburrida… Ustedes en cambio tan llenos de planes y proyectos.

Coral: (recobrando interés) Ah, sí, magnífico…

Estrella: (con doble intensión) Magnífico, ¿verdad? Recuerdas que tenías que ir a arreglar el asunto ése en el correo? Aprovecha para ir hoy luego de misa. Yo me quedo. Así tejemos y nos hacemos compañía…

La viuda se ruboriza y mordisqueasu  pan sopeado en café natoso. Coral se muerde los labios y accede con la cabeza mientras se sirve café.

Por si te interesa la ficha técnica de Profundo carmesí, y ya para el clavado o aquel con tiempo libre y que se le antoja una peli, en especial una de la que leyó en un blog, una película interesante… pero ¿dónde la  encuentro? Aquí mismo, pa’ que deunávez o pa’ que regrese usté lueguito, ahí se la dejo, banda 😉

Deja un comentario

Archivado bajo Apuntes, Arte, Café, Cine, Creadores, Literatura

Hotel Encarnación, a 3 años del debut de Verónica Merchant como directora

Ítari Mata, Américo del Río y Jorge Ávalos, en Hotel Encarnación de Jaime Coello Manuell.

¿Horacio? y Jenna anoche... Segunda escena de Hotel Encarnación.

 

El impacto de la actuación de Jorge Ávalos.

Pinta alusiva a Jorge Ávalos y a Hotel Encarnación, en el baño del Foro Shakespeare.

Hotel Encarnación (pesadilla fársica), es mi primer obra de teatro en solitario. En ella, el explorador de lo insólito Horacio Kustos se encuentra con una muñeca sexual que cobra vida para enfrentarlo con sus sentimientos y la posibilidad de que lo que piensa sobre las mujeres sea sólo una proyección… que quizá sólo es un personaje de sí mismo y no el autor de su vida… Hotel Encarnación la escribí en un momento francamente existencial de mi vida, un momento de inestabilidad como tantos, de preguntas como siempre más.

Por aquel entoces asistía al Taller dinámico de cuento de Alberto Chimal y leí su libro galardonado con el Premio Nacional de Cuento de San Luis Potosí: Estos son los días, en el que se incluyen algunas de las aventuras de este personaje de Alberto. Un cuento en especial, Hotel Luciano Scott (Antártida), me inspiró para suponer una continuación de pesadilla existencial. Para hilar mi historia, Alberto me hizo el favor de prestarme a su personaje, gesto por el que le estoy muy agradecido.

Ítari Marta como Jenna Cumming's

Ítari Marta como Jenna Cumming's en Hotel Encarnación de Jaime Coello Manuell

¿Sólo un personaje? Es tu creador, es quien ideó y usó primero el nombre de “Horacio Kustos”, también conocido como “El Guardián”, “El Escudo”, “El Explorador”; en fin, el nombre de La Historia. Vamos, los niños juegan a ser “El Horacio Kustos”, como en el siglo XX jugaban a “El Santo, El Enmascarado de Plata”; o en el XIX a “El Hombre de La Máscara de Hierro”.

Jenna Cumming’s

Hotel Encarnación (Fragmento)

Mi relación con el Foro Shakespeare acababa de comenzar, en Sic, Literatura y otros errores, habíamos llegado al acuerdo con el foro de intercambiar publicidad en la revista por un par de espacios en el Taller de dramaturgia de Estela Leñero. Así que un buen día, a Elena Guiochins se le ocurrió la idea y convenció a Ítari Marta y a Bruno Bichir de convocar al primer concurso de dramaturgia exprés de este ícono del teatro independiente en México: Historias de Motel para Dramaturgos de Paso.

Hoja volante de Hotel Encarnación

Hoja volante de Hotel Encarnacion de Jaime Coello Manuell

Asistimos algunos (a mi me convenció el poeta Ovidio Ríos) y la mecánica del certamen fue sencilla: en dos horas había que presentar una propuesta de obra para ser representada en el Espacio Urgente II, es decir, en un cuarto de motel de no muy honrosa categoría. Dieron incio al lapso y los participantes le dimos al teclado (de hecho le pegue tan fuerte al mío, que luego necesité comprar otro). Después de un tiempop dieron los primeros resultados: 4 obras para la siguiente ronda. Y entonces a trabajar un mes los textos para decidir a los vencedores. Y así se seleccionaron: Hotel Encarnación de Jaime Coello Manuell y Tren Bala de Humberto Pérez Mortera.

Hotel Encarnación tuvo su primer temporada del 8 de febrero al 16 de noviembre de 2008. Una de sus peculiaridades es que en esta obra Verónica Merchant dirige por primera vez, con excelentes resultados por cierto. También fue la primera vez que alguien hizo carne un texto mío. Las actuaciones fueron así: Jenna Cumming’s fue interpretada por Ítari Marta; Horacio Kustos-Alberto, por Américo del Río, (para este papel también se contó con la participación de Miguel Ángel Barrera, hacia el final de la temporada); y Jorge Ávalos como Sombra. Peter Theis y Los Topes hicieron la música original y, de hecho, Peter había subido a youtube un video más amplio, con la escena completa, pero lo retiró por alguna razón; así que ya que subí uno que me encontré, el que pongo abajo , pero extraño el anterior.

De izquierda a derecha: Elena Guiochins, Ítari Marta, Bruno Bichir y Ovidio Ríos. El día de los resultados de Historias de Motel para Dramaturgos de Paso.

Verónica Merchant puso su siempre amable interés en que la ceremonia de la develación de nuestra primera placa (ella como directora, yo como dramaturgo) fuera muy significativa. Así pues, develaron la placa Juan Carlos Vives y Bruno Bichir el 9 de noviembre para cerrar este ciclo. Y yo creí que era todo, que quizá no volvería a ver representación alguna pero no, “siempre hay un roto para un descosido”, así que hay un grupo de locos maravillosos preparando una nueva propuesta de montaje. Ojalá,pronto, ojalá.

1 comentario

Archivado bajo Arte, Día a día, Obra de Jaime Coello Manuell, Teatro